¡La Madre que me parió!

No soy pesimista…Solía serlo, pero mi madre, a punta de tirones de oreja, me hizo darme cuenta que me estaba perdiendo lo divertido de esto que llamamos vida. Tampoco los voy a engañar, no soy de las que va por ahí entornando los ojos mientras olisquea las flores, amando a todo el mundo.  Digamos, mejor, que soy una optimista cauta.
¿En que consiste mi teoría? Pues en que, aunque en el fondo, espero que ocurra lo mejor, opto por aparcar las expectativas, porque- lo admito- la imaginación fácilmente se me desboca y las cosas nunca suceden como las proyecto en mi cabeza.
Teniendo eso muy claro, decidí emprender mis vacaciones en la playa por primera vez en años.
Valga hacer notar que el calor me pone de mal humor, el agua salada del mar me escuece en la cara, la arena, que inevitablemente se me cuela en los calzones, me resulta irritante y las hordas de bañistas me enervan.
¿Por qué, entonces, decidí embarcarme en este viaje? La respuesta es muy simple: La madre que me parió.
Mi madre, bendita ella, decidió reunirnos a todos para una semana familiar en la playa como no lo habíamos hecho en mucho tiempo. Viajamos desde 4 puntos diferentes del planeta para estar ahí y celebrar su 57 cumpleaños, y así, sin planearlo, casi sin creerlo, acabé dejándome  la garganta en un concierto deTom Jones, tomando mojitos a media noche descalza en la orilla del mar, bañándome en el tibio mediterráneo a la luz de la luna, achuchando a mi madre sin motivo ni pudor cada vez que me daba la gana, comiendo leche merengada cada vez que antojaba, y corriendo como loca por la Ciudad de las Artes y las Ciencias en un afán imposible por conocerlo todo.  Pero lo que nunca voy a olvidar es el  breve instante en que viendo  a mi madre y a mis tías retozar en el mar como las niñas que una vez fueron, 50 años se hicieron humo y mis primos y yo nos desvanecimos en el tiempo como pompas de jabón.
PD. Si bien es cierto que intenté empezar este viaje sin expectativa ninguna, había 3 cosas que no estaba dispuesta a dejar de disfrutar:
1.-Bailar hasta que me sangraran los pies: No sucedió.
2.-Tomarme una foto con la ballena beluga del acuario: La ballena no quiso.
3.-Comerme un buen trozo de tarta en la celebración del cumpleaños de mi madre: Nadie se acordó de comprarla.

Anuncios

Publicado el septiembre 11, 2011 en la caja de pandora y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Que bueno que hayas pasado un tiempo con tu familia, de veras que esos momentos son inolvidables. Bendiciones para ti!

  2. A mi me extrañó muchísimo juntar las palabras nesty-playa en una misma frase, pero me alegra muchísimo que lo pasases tan bien. Desde luego, las compañías hacen cambiar cualquier lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: