El último de 2010

Hace un año, mientras mataba las horas curioseando en internet, se me ocurrió escribir un blog. No es que la idea en sí fuera brillante. A millones de personas antes que a mí se les ha ocurrido lo mismo. Lo extraordinario lo constituía el hecho de que, en un repentino arranque, decidí hacer a un lado mi timidez literaria crónica para compartir cosas muy íntimas, muy mías, con cualquier conocido o desconocido que tuviera acceso a internet.
No era mi intención, pero al final mi blog terminó convirtiéndose en una especie de diario.
Como muchas, en mi adolescencia, solía escribir un diario. Llegué a completar 3 cuadernos en un período de 4 años. Sin saber realmente porqué, los guardaba celosamente, ya fuera en el rincón más inaccesible de mi desordenado armario, en el fondo de una maleta o de una caja de libros, o los aseguraba bajo llave en el único cajón de mi cómoda que tenía cerradura. Ahora que lo pienso, no es que yo tuviera grandes secretos que ocultar, pero sí recuerdo con nitidez que me aterrorizaba imaginar que alguien pudiera leer lo que yo, en mis momentos más íntimos, pensaba, que era, al fin y al cabo, lo que contenían esos diarios.
Soy migrante por naturaleza y cada vez que emprendía una nueva aventura con rumbo a ninguna parte, lo primero que metía en mi maleta eran esos 3 cuadernos. Solía pasar que, buscando otras cosas, me tropezaba con ellos, e invariablemente me detenía a leer al azar algunos de mis escritos. Al hacerlo me embargaba una exquisita nostalgia al recordar personas que se habían ido para siempre de mi vida, o lugares que sabía volvería a visitar, pero que a mis ojos jamás serían los mismos.
Acostumbraba reírme del tono grave que solía usar para describir sucesos que el paso del tiempo se había ocupado en descurtir para convertirlos en anécdotas, algunas de ellas hasta graciosas, o de mis absurdos sueños de adolescente que, ahora vengo a descubrir, no lo eran tanto. Aún así, la aprensión que me provocaba que alguien pudiera leerlos no me abandonaba.
Un día me tropecé con ellos en muy mal momento. Estaba enojada por un motivo que ya ni siquiera recuerdo, y en un súbito arrebato me desquité la furia rociándolos de gasolina y prendiéndoles fuego. Los vi arder sin inmutarme. Ahora, claro está, me arrepiento.
Pocas cosas recuerdo de lo que en ellos escribí, porque aunque el tango aquel diga que “veinte años no es nada”, veinte años son muchos años, pero lo que sí me causa risa es recordar las horas que pasé maquinando cuál sería el próximo escondite para mis diarios.
Finalmente el secreto que inconscientemente yo quería proteger, dejó de ser secreto desde el momento mismo que decidí escribir un blog, y sólo por eso vale decir que para mí el 2010 fue un buen año.
 
 

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Anuncios

Acerca de nesty28

¿Quién soy?...Pregunta inútil , donde las haya. ¿De dónde vengo?...¿Importa?

Publicado el diciembre 31, 2010 en la caja de pandora. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Al quemarlos te liberaste!!! Yo tengo igual muchos cuadernos, nunca llegaba a terminar uno, que ya quería empezar otro, jijiji. En fin, que si ahora me mudo tengo que hacer lo propio de buscarles escodite!! ohhhh

    Felicidades proque 2010 fue para ti un buen año. Ahora vamos a igualar o superar 2011, si?

    Un abrazo

  2. Yo, a diferencia de ti, nunca llevé un diario. Leía el blog de una amiga con avidez; me entusiasmaba y me ayudaba. Lo estuve leyendo durante unos años. La envidiaba por ser capaz de abrirse en público, de mostrar sus más íntimas emociones. Por aquel entonces, no creía que yo tuviera mucho que contar. De pronto, un buen día, hace poco más de un año, comencé mi blog con timidez, miedos y titubeos y sin saber muy bien por qué. Estuve más de 15 días escribiendo sin decírselo a nadie.

    Te deseo lo mejor para 2011.

  3. El último dices? Veremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: